Con anterioridad en otra entrada del blog de la escuela de danza y baile en Getxo hemos hablado en términos generales de los beneficios de practicar el baile, que suelen notarse a nivel físico, pero queremos profundizar en los beneficios a nivel psicológico, porque el baile, independientemente de la disciplina de que se trate, ayuda a ganar en autoestima, superar la timidez o enfrentarse a la disciplina en grupo, entre otros.

Y es que los beneficios psicológicos del baile son casi tan importantes o más en determinadas edades infantiles, hasta el punto de que muchos médicos recomiendan apuntar a los niños a Estudio de Danza Begoña Zabala para superar algunos de sus problemas. Los problemas de autoestima tienen en el baile un remedio sumamente eficaz. No en vano, en las clases de baile para iniciados se puede superar la timidez o el miedo al ridículo que tienen muchos niños, aumentando la seguridad en uno mismo al mejorar en los pasos y en la rutina de baile.

Entre los beneficios emocionales que tiene apuntarse a la escuela de danza y baile en Getxo está la de relacionarse con los demás. El baile es una actividad social, lo que hace que proporcione muchas oportunidades de relacionarnos con otras personas y de hacer amigos, un método ideal para aquellas personas menos empáticas.

Por supuesto, mejora el estado de ánimo, ya que se trata de una distracción placentera y relajante que hace disfrutar a prácticamente todo el mundo, tengan el nivel que tengan. Y un apunte: según diversos estudios, aumenta la inteligencia y previene el envejecimiento cerebral, una de las razones por las que es tan practicado en la tercera edad.