Una vez conocidos los beneficios que plantea el hecho de practicar la danza del vientre y que, seguramente, nos llevaron a apuntarnos a una escuela de danza y baile en Getxo, es hora de conocer un poco más la historia en la que hunde sus raíces esta danza para así comprender mejor lo que estamos haciendo.

Aunque sus orígenes son tema de controversia y no están determinados a ciencia cierta, se piensa que la danza del vientre nace en el norte de África y en países del Medio Oriente. De hecho, muchos investigadores apuestan que fue Egipto la cuna de este tipo de baile que originariamente se conoce como Raks Sharki, nombre que ha sido europeizado hasta llegar al término que hoy en día conocemos que es danza del vientre. Este término es el que encontramos al acudir a una escuela de danza y baile en Getxo.

El Raks Sharki se trata de una danza que evoluciona del Raks Baladi, que era la danza del pueblo en la cual no había muchos desplazamiento, sino más que nada movimientos de cadera. El Raks Sharki es una danza más refinada, que incluye un compendio de movimientos del folklore tradicional egipcio, combinados con la danza clásica y la danza contemporánea, aderezado con muchos desplazamientos, vueltas y más movimientos de cadera y de cintura. 

Aunque, actualmente, este tipo de danza está relacionada con los eventos culturales y folklóricos y parece que un evento o celebración sin baile no está completo, hubo una época en la que esta danza, al igual que casi todas las que han bailado las mujeres, estuvo relacionada con la fertilidad. Si quieres formar parte de esta tradición milenaria a la par que te aprovechas de los beneficios de esta danza, no dudes en acudir al Estudio de Danza Begoña Zabala.